Make your own free website on Tripod.com

Volver a Página Principal    Ir a Siguiente Proyecto    Ir a Proyecto Anterior

Proyecto :  Optimización Hí­drica Zonal Chilena

Area       :  Hí­drica

Objetivo :  Optimizar el manejo y consumo de los recursos hí­dricos en las diferentes zonas climáticas chilenas.

Implementación :

Zona Norte Climático (regiones I,II y III)
Caracterizado por un clima desértico, con escasas precipitaciones. El invierno altiplánico periódicamente produce precipitaciones estivales causando aludes e inundaciones en el norte y la corriente de Humboldt estabiliza y enfrí­a las zonas costeras permitiendo la presencia de abundante nubosidad conocida como camanchaca.

Medidas sugeridas:
  - Captación mediante embalses o represamiento de las aguas del invierno altiplánico.
  - Encauzamiento mediante ríos entubados para evitar la absorción y evaporación del agua, dejando pozas impermeables en el camino para bebedero y regadío de pastizales de los animales silvestres.
  - Regadío por goteo de frutales, hortalizas y verduras. Además, uso de aguas grises (agua de lavamanos, lavaplatos y ducha debidamente filtrados con arena para eliminar el jabón y detergente contenido) para el regadío de plantas y árboles ornamentales.
  - Un buen ingreso económico complementario para estas regiones, sería poner un alto precio a las aguas utilizadas por la gran minería del norte.

Zona Centro Climático (regiones IV, V, RM, VI,VII y VIII)
Caracterizado por un clima mediterráneo, con regulares precipitaciones, existiendo algunos períodos de sequía con años de escasas precipitaciones o escasas nevadas en la cordillera.

Medidas sugeridas:
  - No deberían haber sequías en esta zona si en los años normales se embalsa toda el agua dulce que actualmente se tira por los ríos al mar; en embalses, lagunas y lagos para ser aprovechada al 100% en la agricultura, en agua potable y riego de ornamentos "juntar en los años de vacas gordas para tener en los años de vacas flacas".

Zona Sur Climático (regiones IX, X, XI y XII)
Caracterizado por un clima marítimo lluvioso y nevoso en el extremo sur, proporcionando una gran riqueza hí­drica.

Medidas sugeridas:
  - Porque no poseemos gas ni petróleo y las energías alternativas (solar, eólica, térmica, etc.) por si solas son insustanciales en volumen; solo son complementarias a la hidroeléctrica y la energía nuclear (por la actual fisión radiactiva) no es viable por nuestra característica sísmica, debemos aprovechar todos los ríos del Sur para generar electricidad.

Notas :
- Actualmente hay empresas que construyen acueductos en el lecho costero del mar, que pueden transportar agua dulce a lo largo de miles de kilómetros.
(sería una muy buena solución para llevar agua desde la desembocadura de los ríos del sur hasta el norte grande de Chile)

- Se estima que la pérdida de agua por evaporación y filtración al subsuelo de ríos y vertientes, es 30% de pérdida en la zona central, 50% de pérdida en el norte chico y 70% de pérdida en el norte grande.
- En las ciudades costeras del norte y centro de Chile se puede usar agua de mar para limpiar los inodoros y para apagar los incendios de viviendas, elevándola con molinos de viento hacia piscinas de almacenamiento en la cima de los cerros costeros. Sería una red paralela la red de agua potable pública y domiciliaria.
- El calentamiento global trae consigo un clima errático manifestado en pocas lluvias y nevadas pero con enorme intensidad causando períodos de sequía e inundaciones casi sin intermedios. Por este motivo debemos preparar la infraestructura hídrica para almacenar toda el agua caída de una vez en diques, embalses y represas impidiendo los desbordes de ríos y lagos en el transcurso de ciudades con muros de contención y los anegamientos adaptando las alcantarillas de aguas lluvias a estos mayores caudales.
Un testimonio de estos hechos son los dramáticos acontecimientos en la región de la Araucanía, donde en los años 2006 a 2008 hubo una inusual sequía y luego en el invierno del 2008 sobrevino una catastrófica lluvia que inundó toda la región.
Es hora que los gobiernos coloquen "los bueyes delante de la carreta" y tomen las previsiones necesarias para no seguir sufriendo constantemente este tipo de calamidades por el exceso o la falta de lluvia como consecuencia de la inacción de no construir más embalses en todas las regiones, aumentar la capacidad de los actuales y reforzar las defensas fluviales de las ciudades, además de reforzar las bases de los pilares de los puentes contra las fuertes correntadas que siempre se están destruyendo al aumentar los caudales de los ríos.

Con un buen manejo de los ríos, esto es almacenando sus aguas en épocas de normalidad y con un eficiente sistema de distribución y regadío, en Chile no deberíamos padecer las sequías tan comunes en estos días y que son consecuencia no solo de los fenómenos climáticos, sinó que además por la ineptitud de los gobiernos para hacer un óptimo manejo de los recursos hídricos de nuestro país.

Volver a Página Principal    Ir a Siguiente Proyecto    Ir a Proyecto Anterior